Restaurantes en Dinant

Restaurante Le Trois

La gastronomía belga es tan variada que no tendremos problemas para encontrar una buena oferta de restaurantes en Dinant. La ciudad es pequeña y por tanto no esperéis, eso sí, encontrar muchos, pero tenéis los suficientes como para probar cuanto se os antoje.

En general se trata de restaurantes de alta calidad y de precios medio/alto, entendiéndose éstos como a partir de los 30 € por comensal. Son restaurantes donde encontraremos lo más popular de la cocina belga, desde los tradicionales mejillones, hasta la carbonnada flamande (guiso de ternera a la flamenca), los scampi (gambas), el salmón o las frikandel (salchichas fritas).

No busquéis en Dinant restaurantes de comida rápida porque no encontraréis las hamburgueserías tan típicas americanas, o las pizzas rápidas. A cambio sí veréis alguna que otra “friteries” (freidurías) donde tomar, sobre todo, las patatas fritas que tan populares son en Bélgica, y añado yo, tan ricas.

Existen pizzerías, claro está, y además con diferentes especialidades relacionadas con el queso regional (probad la pizza con queso de Maredsous) de precio medio (una pizza suele rondar los 12 euros, pero son bastante grandes). Del mismo modo, en la avenida que transcurre junto a la ribera del Mosa, encontraréis un par de restaurantes chinos e incluso un tailandés en la calle central de la ciudad.

No es un lugar barato para comer. Los platos suelen ser más caros que en España, pero por contra, son abundantes, y si no sóis de excesivo comer, con uno de esos platos y un postre acabaréis más que satisfechos. Hay algunos restaurantes que te ofrecen menús que no están mal de precios y que pueden rondar los 20-25 €, aunque si queréis probar platos más puntuales, entonces, como os decía al principio, la cuenta se os irá por encima de los 30-40 €.

Tuve la oportunidad de probar varios de esos restaurantes, y yo os recomendaría los siguientes:

–          Restaurante Le Trois: exquisito y elegante. Tiene cierto toque minimalista pero ofrece un ambiente muy relajado y un trato muy personal y agradable. La comida es realmente buena, con una presentación atractiva y una buena mezcla de sabores. Os recomiendo el rissoto con gambas que realmente me sorprendió y el beuef a la Rossini, aderezado con paté del lugar. De postre me tomé un sorprendente helado de plátano con chocolate cuya textura y mezcla de sabores quitaba el sentido… Es un restaurante de precio medio-alto, y puede saliros si os decidís por comer a la carta por unos 40 €, pero bien merecen la pena si podéis permitíroslo.

Dirección:  Rue de la Gare, 3 – Dinant

–          Restaurante Le Clochette: se encuentra en Celles, un bonito pueblo en las cercanías de Dinant, ubicado en una casa de campo muy agradable. Lo mejor, sin duda, es el trato y el ambiente. Muy tranquilo y acogedor, comer ahí es un placer. Son dos salitas decoradas de forma muy particular y familiar; te sientes como en casa, aunque eso sí, su precio es algo alto. El menú sale por 38 €, pero contiene dos platos, postre y vino, perfectamente maridado con cada plato.

Dirección: Rue de Véves, 1 – Celles

Restaurante La Clochette

–          Chez  Bouboule: situado en el mismo corazón de Dinant, a apenas 100 metros de la Colegiata y la Ciudadela. La parte de atrás del restaurante tiene unas excelentes vistas al Mosa, lo que hace más agradable el comer allí. Están especializados en mejillones, de modo que si buscáis dónde comerlos en Dinant, éste es el lugar. Con una fuente de mejillones, que siempre sirven con patatas fritas, váis a tener suficiente, y variedad donde elegir también hay, desde los mejillones al vapor, a los cocinados al vino blanco o a la crema, entre otras muchas recetas. El precio de estos platos oscila entre los 18 y los 24 euros aproximadamente.

Dirección: Rue Adolphe Sax, 34 – Dinant

–          Restaurante Le Jardin de Fiotine: excelente restaurante que ofrece una cocina muy cuidada y bien presentada. Exquisitos en el trato y de alta calidad. Saben ateneder y aconsejar al cliente, lo que, junto con el relajante ambiente que impera en el local, hace que la comida resulte relajante y muy agradable. En la parte de atrás, junto al salón, tiene una terraza con mesas donde se puede comer junto al río, espacio que supongo ideal para el verano. La carta es para bolsillos exigentes, eso sí, pero en este tipo de restaurantes, el trato y la calidad de la comida bien lo merecen. Os recomiendo el salmón que allí preparan, y el beuef a la pimienta resultó realmente tierno y sabroso.

Dirección: Rue Georges Cousot, 3 – Dinant

Próximamente os hablaré con más detenimiento de cada uno de estos sitios. De momento, quisiera también recomendaros algunos otros que también merecen ser visitados:

–          Café Leffe: no tiene pérdida pues lo veréis desde el mismo puente que desemboca en la plaza central. Se encuentra justo frente a la Catedral, y aunque pueda ser más un lugar para tomar un refrigerio o algo rápido, el sitio y el ambiente bien merece que entréis aunque sea sólo para tomar una cerveza. Destaca la decoración en madera lo que lo hace muy acogedor y además tiene una magnífica terraza detrás con vistas al Mosa. Allí podréis comer más rápido y probar platos más típicos y no tan elaborados, pero también comer algo para “picar”.

–          Café des Arts: justo enfrente del Café Leffe, al otro lado de la plaza. Es muy similar aunque quizás no tan elegante como el anterior. También buen “picoteo” y una buena carta de cervezas.

–          Restaurante Citadelle: aquí, en Dinant, los conocen como “Tabernes”, pero no dejan de ser elegantes restaurantes de comida muy cuidada. El precio en el Citadelle es algo caro, pero goza también de una situación privilegiada, justo al pie de la escalera que sube a la Ciudadela.

–          Casa de los Conejos (Maison de Lapins): se encuentra en la carretera que lleva desde Dinant a la Abadía de Maredsous. Se trata de un restaurante tradicional y familiar, apreciado por la gente del lugar, donde según cuentan, la carne de caza es muy buena.

–          Café Italiano: en la misma carretera que lleva a Maredsous. En las canteras de Dinant trabajaban en los años 30 muchos italianos. Fue así como surgió este lugar, que desde entonces es un punto de reunión para comer de la gente de Dinant. Es muy asequible para el bolsillo, y se come bien.

–         Restaurante China Town, situado en la ribera del río Mosa, en el centro de Dinant. Es un clásico restaurante chino donde se come bastante barato (una media de unos 20 €) y que, sobre todo, está muy bien situado.

Tags: ,

Imprimir Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top