El puente Charles de Gaulle, un homenaje al saxo

Saxofones en Dinant

Será lo primero que veáis en Dinant: el puente Charles de Gaulle, el mismo que cruza sobre el río Mosa y da acceso a la plaza principal de la ciudad, a los pies de la iglesia de Notre Dame y de la Ciudadela.

Tanto si llegáis a Dinant en coche, como si lo hacéis en tren, vuestros primeros pasos os encaminarán hacia el puente que indefectiblemente habréis de cruzar si queréis visitar la ciudad. Y con esa primera visión de Dinant, esa que tanto se ven en las fotos, con la fachada de la iglesia en primer plano, y la Ciudadela protegiéndola, vuestra mirada se detendrá asombrada en los 28 saxofones multicolores que adornan el puente.

Tan sorprendente y vistosa es esta imagen que ahora se ha convertido en un símbolo de la ciudad, en una foto que todos los turistas buscan y hacen cuando lo cruzan. Y lo realmente curioso es que esta foto solo la podrán tener los que hayan visitado esta ciudad valona desde el año 2010 en adelante.

Fue en ese año, el 2010, cuando se dispusieron a lo largo del puente la colocación de estas singulares figuras, representantes perfectas de Dinant, en homenaje a los países de la Unión Europea. Fue en aquel año cuando se celebró aquí la Europa Sax y fue entonces cuando se dispuso que cada saxofón representara a un país europeo. Por eso ahora se ha convertido en un juego para muchos el intentar identificar el país al que representa cada uno de esos saxos.

Puente Charles de Gaulle en Dinant

Se conjugó así el homenaje a Europa con una parte de la historia de Dinant, tan ligada como está a la historia de la música. No hay que olvidar que fue aquí donde nació Adolph Sax, el inventor del saxofón en el año 1841, como tampoco hay que olvidar que es en Dinant donde se encuentra uno de los más importantes museos de saxofones del mundo.

Pero, aparte de este curioso detalle de los saxofones, el puente Charles de Gaulle, llamado así en honor al que luego fuera presidente de la república francesa, herido en Dinant en el transcurso de la primera guerra mundial, cuando aún era teniente del ejército francés y no tan conocido, es el nudo arterial de la ciudad y por su emplazamiento el lugar perfecto para tomar unas panorámicas tanto de la ciudad, como del verde entorno que la rodea.

Tomadlo con calma y disfrutad de este lugar abierto y alegre. Un poco de aire fresco para los pulmones.

PARA SEGUIR EL RECORRIDO POR LA CIUDAD

Tags:

Imprimir Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. ¡Quién diría que llevan tan poquitos años instalados esos saxos! Ya son un símbolo de la ciudad, ¡muchas gracias!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top