La tranquila Navidad 2015 de Dinant

Dinant

Munich, Viena, Londres o incluso la belga Lieja, son algunos de los mejores ejemplos que podemos nombrar cuando nos referimos a ese tradicional mercadillo navideño en el que puestos y más puestos de adornos típicos bordean calle tras calle. En algunos de ellos incluso los convierten en pequeñas aldeas donde las melodías tradicionales y los olores de los ricos dulces de Navidad desbordan el ambiente de la plaza. Sin embargo, y al menos, es una sensación muy personal, la Navidad, asociada a las tradiciones, se viven de manera mucho más especial en las pequeñas ciudades, en los pueblos donde aún se respira la vieja nostalgia de años pasados. Es así que toda la ciudad o todo el pueblo, y no solo el mercadillo, se imbuye del olor navideño transformándolo, como si de un cuenta de Dickens se tratase, en una aldea de Papá Noel.

Dinant, incluso fuera de la Navidad, te la puedes imaginar fría bajo la nieve, pero cálida y entrañable; nostálgica y solitaria, pero al mismo tiempo acogedora. Su particular diseño, junto a la ribera del Mosa, su preciosa estampa de la Colegiata con la Ciudadela sobre ella, y su reducido tamaño le hacen tener esas características que realmente se necesitan para imaginársela iluminada y navideña.

Abrígate bien porque en estas fechas, en Dinant, hace frío, bastante frío, pero al fin y al cabo es Navidad, así que pega ir con guantes, con orejeras y gorro, y meterse en un local a calentarse tomanco algún licor caliente, o claro está, sus famosas couques. Aquí pega ponerte junto a una chimenea, leer un libro, y luego salir por la plaza a hacer las clásicas compras al son de los villancicos. Y como la ciudad es más reducida, todo es más concentrado, incluido las fechas del mercadillo, porque aquí, la Navidad, la auténtica, la de los puestos, se abre el día 18 de diciembre y solo permanece abierta una semana, hasta el 24 de diciembre.

Atrás queda el día de San Nicolás y la entrega de los juguetes a los niños que, os recuerdo, en Bélgica es un mes antes que en España. Si nosotros los recibimos (a los Reyes Magos) en la noche del 5 al 6 de enero, ellos, los belgas, lo reciben (a Santa Claus), en la noche del 5 de diciembre al día 6.

El mercado navideño en Dinant estará presente en las plazas de la Reina Astrid y en la de San Nicolás, y también en el Espacio Sax. El sábado 19 y el domingo 20 abren de 12 a 20 h. mientras que de los días 21 al 24 de diciembre lo hacen de 14 a 19 h.

Y, por si queréis seguir visitando mercadillos por las cercanías, hay algunos muy especiales, como los que se celebran en Maredsous (donde además también habrá un concierto de Gospel en la Abadía) o Leffe, como el de Annevoie, el de Agimont o el de Année.

Tags:

Imprimir Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top