La Abadía de Maredsous, relax benedictino

Abadía de Maredsous

Aquí en España los buenos cerveceros conocerán de las bondades y exquisiteces de la cerveza Maredsous. Curiosamente, la fama de esta Abadía ha trascendido las fronteras belgas por su cerveza y por su queso, y sin embargo, ellos, los monjes benedictinos que allí habitan, aún cuando celebran su logro culinario, de lo que se muestran orgullosos es del ambiente de paz de aquel trozo de tierra valona, del relax que se respira entre sus muros y en los alrededores, de la cordialidad y el recogimiento, de la monumentalidad de su Abadía y del exhaustivo trabajo literario que hacen tras sus paredes.

Situada en los alrededores de Dinant, a unos 20 kms. de ésta (poco menos de media hora en coche) atravesando el bosque de Ronquierc.

He de decir que el trayecto hasta Maredsous es realmente bello. A medida que uno se va adentrando en las profundidades de la Naturaleza, en pleno bosque, va invadiendo un espíritu de tranquilidad y relax propio de lugares creados por el descanso. Serpenteando por la pequeña carretera que separa Dinant de Maredsous, la N971, la mirada se pierde en la nostálgica arboleda que nos rodea, en los calmos pueblecitos que se van quedando atrás: Bouvignes en primera instancia, Anhée o Sosoye, en el pequeño riachuelo que juguetea con la carretera, en las ondulaciones del terreno, siempre verde… es el camino del descanso y el recogimiento que os hablaba más arriba.

Descanso que llega a nuestra vista con la imponente fachada que se atisba entre los árboles de una construcción neogótica simplemente impresionante.

Frente a ella, en la explanada, se reúnen peregrinos que vienen a orar en el templo; turistas deseosos de ver la Abadía y quienes, ávidos de huir del mundanal estrés, buscan pasar unos días tras sus muros, magnífica oportunidad que estos monjes ofrecen a quienes quieran participar de la oración y de sus costumbres, o simplemente, de la naturaleza y el bienestar. Es allí, en esa explanada donde comienza nuestra visita.

Sin embargo, antes, como cualquier lugar histórico que se precie, es preciso conocer su pasado; saber el camino que la ha llevado hasta este brillante presente y que la encumbrado como uno de los símbolos benedictinos de la región y de buena parte de Europa.

Tras sus muros se esconde una Historia muy interesante, y es que a pesar de no ser demasiado antigua (data del año 1872), en ella se recogió una buena parte de las enseñanzas, obras y enseres de muchas abadías que desgraciadamente cayeron ante la barbarie cometida en nombre de la Revolución Francesa. Muchas de las abadías existentes, desde Francia, hasta Bélgica y más allá, fueron quemadas y expoliadas, y de sus restos se fueron acumulando y atesorando elementos que conformaron años después esta Abadía de Maredsous.

Hoy día hay más de treinta abadías benedictinas, pero Maredsous es el ejemplo perfecto del resurgimiento de la Orden, y de la fuerza y la vitalidad en la supervivencia.

Cómo llegar a la Abadía de Maredsous

Queda dicho que la Abadía se sitúa a entre 15 y 20 kms. de distancia de Dinant, según el camino que tomemos. Hasta tres carreteras conducen allí:

– La más recomendable es que la que pasa junto a Bouvignes por la N96 y la N971. Es la que os he descrito y pasa además por Anhée y por Sosoye.

– La segunda opción es ir por la N936 en dirección a Weilen, Flun y Falaen. Este camino se une al anterior poco antes de llegar a Sosoye.

– La tercera´y última es similar a la segunda opción, sólo que hay que tomar una desviación a la altura de Falaen adentrándonos por la rue de Chertin.

Visitando la Abadía de Maredsous

De magnífica debe considerarse la visita al interior de la Abadía. Tuve la enorme suerte de poder ver el patio interior con su claustro, donde ante todo reina el silencio. A su alrededor se erigen las principales habitaciones. Ineludible desde allí acceder a la sacristía, al refectorio (donde comen los monjes y aquellos peregrinos que han decidido pasar unos días allí, siempre en estricto silencio) y la sala capitular.

Refectorio de la Abadia de Maredsous

En la sacristía un impresionante estandarte muestra la magnífica labor de orfebrería de la que Dinant se muestra tan orgullosa históricamente. Es una obra valiosa y realmente magnífica.

Sala por sala nos iremos haciendo idea de la forma de vivir de estos monjes. Nada de lujo, evidentemente, pero sí una riqueza artística impresionante, en la que yo, especialmente, destacaría su biblioteca (no visitable). Por el gran trabajo de recopilación de textos históricos, la biblioteca original pronto se quedó pequeña, por lo que se le levantó un edificio cinco plantas en el que, hoy día, hay más de 400.000 volúmenes.

Incunables, textos antiguos, manuscritos… hacen las delicias de la vista de cualquier amante de los libros, pero donde verdaderamente destaca la Abadía de Maredsous es en sus trabajos sobre ciencia religiosa, en los que son uno de los mayores (por no decir el mayor) centros de todo el mundo. Sus trabajos de teología, y sobre todo, de Historia de la Iglesia son punteros a nivel internacional.

Evidentemente, para guardar el orden monacal y preservar sus costumbres, las visitas sólo pueden ser guiadas y en grupo. Tened en cuenta que las guías sólo son en francés y en holandés, por lo que a menos que sepáis ese idioma, no entenderéis demasiado.

Información práctica sobre la visita a la Abadía de Maredsous

  • Calendario
    • En Semana Santa, Verano y Navidad, abierto todos los días menos los viernes a las 14 y a las 16 h.
    • Resto del año, sólo sábados, domingos y festivos a las 14 y a las 16 h.
    • Otras fechas, se hacen visitas guiadas siempre que se reserve con antelación y sean grupos de 25
  • Precios
    • 2,5 €por adulto
    • 2 € las personas mayores y los estudiantes
    • 0,5 € los menores entre 12 y 18 años
    • Para grupos de 25 personas, 50 €

Una vez realizada la visita nada mejor que dirigirnos al Centro de San José donde disfrutar de la hospitalidad benedictina en su cafetería donde, cómo no, probar su sabrosa cerveza y sus quesos.

Información sobre el Centro San José

  • Cuenta con tienda de souvenirs, la cafetería de la Abadía y un área de juegos
  • Calendario
    • de octubre a marzo: abierto de lunes a viernes de 10 a 18 h. y fines de semana de 9 a 19 h.
    • de abril a septiembre: abierto de lunes a viernes de 10 a 18 h., los sábados de 9 a 19 h. y los domingos de 9 a 20 h.
    • julio y agosto: de lunes a sábado de 9 a 19 h. y domingos de 9 a 20 h.
  • Precio
    • entrada al Centro San José, gratis

Alojamiento en la Abadía de Maredsous

Si lo que buscáis es alejamiento total de vuestra rutina diaria, y andáis necesitado de esa tranquilidad que a veces tanto echamos en falta, podéis pensaros el pasar un par de noches en el alojamiento que ofrecen en el propio hotel de la Abadía, un excelente lugar para meditar. De hecho, incluso, tienen un programa especial llamado «Propuestas para la Fé», muy integrado con la vida diaria de los propios monjes.

Las reservas sólo se pueden hacer contactando telefónicamente con ellos en el  +32 (0) 82 69 82 11 o bien por correo electrónico a hotellerie@maredsous.com

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top